miércoles, 4 de mayo de 2016

Bizcocho de plátano sin azúcar (BLW)

(Ten post po polsku tutaj).



Si queréis hacer un bizcocho sin azúcar, pero que a pesar de todo sea dulce, aquí tienes una versión genial. Eso sí, tienen que gustarte el plátano y las uvas pasas. Los plátanos, cuanto más maduros estén, mejor. Así que ya sabes, si en alguna ocasión tienes unos plátanos que están excesivamente maduros, que incluso parece que no se pueden comer, no los tires, serán ideales para el bizcocho. Si no es así, tampoco hace falta que esperes a que lleguen a ese estado, pero sí espera a que estén bien maduros y blanditos, porque es lo que le da parte del dulzor al bizcocho.

Esta receta, ligeramente adaptada, al igual que esta otra, la he sacado de The Baby-led Weaning Cookbook. Si os interesa echarle un vistazo, en el enlace a la otra receta que traduje y publiqué de ese libro tenéis el enlace a dicho libro en versión original en inglés. En él tenéis estas dos recetas que he publicado en versión original en las imágenes de páginas de muestra, y un par de recetas más.

¿Qué necesito?

  • Mantequilla o aceite para engrasar el molde
  • 200 gramos de harina
  • 4 cucharaditas de levadura
  • 1 cucharadita de canela
  • 100 gramos de mantequilla
  • 150 gramos de uvas pasas
  • 4 plátanos maduros aplastados con un tenedor
  • 100 gramos de nueces (opcional, si el niño es menor de 4-5 años yo las pondría molidas o al menos en trozos muy pequeños)
  • 2 huevos batidos
¿Cómo lo hago?
  1. Pon el horno a 180º C.
  2. En un bol mezcla la harina, la levadura y la canela. 
  3. Añade la mantequilla en cubitos y mézclala con las manos o con una batidora (aunque según la batidora que tengas es posible que la harina salga volando, jeje). 
  4. Añade las uvas pasas y mezcla otra vez.
  5. En otro bol aplasta los plátanos con un tenedor si no lo has hecho ya, añade las nueces si se las vas a echar y los huevos. Mezcla todo.
  6. Haz un cráter en la mezcla de la harina y echa dentro la mezcla de los plátanos. Ahora sí puedes usar una batidora sin miedo, ya no debería saltar la harina (para estar totalmente segura de que no vuele, puedes primero mezclar con una cuchara y luego ayudarte de la batidora para que los ingredientes se unan mejor).
  7. Echa la masa en un molde previamente engrasado y mételo en el horno, que tiene que estar ya caliente.
  8. Baja la temperatura del horno a 160º C. Calcula unos 45-60 minutos (o hasta que esté hecho, lo cual puedes comprobar pinchando con un cuchillo en la masa: si sale limpio es que el bizcocho está hecho).
  9. Saca el bizcocho del horno y déjalo enfriar.
  10. Si te gustan los bizcochos calentitos, no lo dejes enfriar demasiado ;) 

A mí no me gusta engrasar los moldes, así que puse papel de hornear.

2 comentarios:

  1. Tiene que estar para chuparse los dedos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantó y me sorprendió muchísimo, porque era el primer bizcocho que hacía sin azúcar y no me esperaba que estuviera tan dulce :)

      Eliminar

Me he mudado, ahora ya no escribo más en este blog. Tienes todas las entradas de este blog más las nuevas que sigo escribiendo semanalmente en mecachismama.wordpress.com

¡Gracias por visitarme, comentar y/o compartir!